La Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz

TejadosGrazalema

Si disponemos de unos días libres y nos apetece salir para conocer nuevos lugares pero aún no hemos decidido qué hacer con ellos, un buen destino puede ser la hermosa provincia de Cádiz, ya que ofrece un gran abanico de posibilidades, todas ellas igualmente atractivas.

Efectivamente, se trata de una provincia en la cual podremos ver parajes tan bellos como la Bahía de Cádiz con sus tranquilas playas, la inolvidable campiña de Jerez o la zona conocida como “de los puertos”, que incluye municipios tan emblemáticos como El Puerto de Santa María o Sanlúcar de Barrameda.

Aparte de sus privilegiados paisajes, así como de su exquisita gastronomía, hay sin embargo aún otro factor que atrae al visitante hacia estas tierras, y son sus bellos pueblos. Muchos de ellos, especialmente los que se encuentran situados en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema y en el Parque Natural de los Alcornocales, se caracterizan por sus blancas paredes encaladas, sus estrechas y empedradas callejuelas, que forman pendiente ya que suelen estar en la ladera de alguna montaña o colina, de tal manera que parecen colgar de ellas. Sus calles huelen a geranios, que llenan los balcones y ventanas dando con sus colores una gran vistosidad al lugar.

Estos pintorescos pueblos están milagrosamente integrados en su espacio natural, contrastando su color blanco con los tonos amarronados de la serranía que los envuelve, con el limpio azul de su cielo y, en muchos de ellos, también con las azules aguas de su mar.

Por supuesto, deberemos organizar bien la ruta, poniendo un orden geográfico para visitar los pueblos, de tal manera que podamos aprovechar nuestros días al máximo. Durante la misma, no sólo conoceremos estos Pueblos Blancos, que tanto encanto desprenden, sino que también nos servirá para ir conociendo las diferencias entre ellos, la idiosincrasia de sus gentes, las características locales de su gastronomía, y su patrimonio, muy interesante en algunos de ellos.

Todos tienen algo que ofrecernos, y durante el recorrido tendremos la posibilidad de visitar bodegas, almadrabas, ermitas, y mucho más.

Como ayuda para organizar la ruta, señalamos algunos de los más conocidos Pueblos Blancos, para que a partir de uno de ellos se pueda trazar el recorrido, teniendo en cuenta que son muchos más que los citados. Así, destacaremos Prado del Rey, Villaluenga del Rosario, Arcos de la Frontera, Zahara de la Sierra, Grazalema, El Bosque o Ubrique, todos ellos de una impresionante belleza.

Una de las recomendaciones, de hecho, para pasar unos días en esta provincia es realizar una ruta que no olvidaremos, jamás, la conocida como Ruta de los Pueblos Blancos.

Compartir
Artículo anterior¡Brasil!
Artículo siguienteluz de luna

Dejar respuesta